jueves, 27 de octubre de 2016

Torrelavega: El BMT cayó eliminado de la Copa del Rey ante el Recoletas Atlético Valladolid tras cuajar un soberbio partido


El Balonmano Torrelavega dijo adiós a la Copa del Rey tras cuajar un partido soberbio ante el Recoletas Atlético Valladolid. Una genialidad de Dani Dujshebaev, que convertir un golpe franco con el cronómetro a cero, despertó de golpe a a los de Soto que soñaron con seguir adelante los 60 minutos de encuentro.
Conscientes de la superioridad de su adversario, los de casa se dejó los complejos en el vestuario y comenzaron el encuentro defendiendo 3 – 3 media la pista. Diego Soto planteó una defensa muy abierta que dejó atónitos a todos los asistentes al Vicente Trueba. La arriesgada maniobra táctica funcionó y gracias a los goles de Edu Fernández y Vicente Benito, los cántabros tomaron rápidamente la iniciativa.
Nacho González veía con incredulidad como los suyos se atascaban ante el osado planteamiento local. El BM Torrelavega defendía 6 – 0 si erraba un lanzamiento y 3 – 3 si lograba anotar. Dos dianas más, firmadas Ramiro Merino y Marcos Dorado, obligaron al técnico visitante a solicitar tiempo muerto cuando únicamente habían transcurrido 5 minutos de encuentro.
El eterno Fernando Hernández salió al rescate para cortar la hemorragia. El veterano extremo tenía claro como desenmarañar la red de los naranjas. Pero sus goles no parecían ser suficiente para dar alcance al equipo de Soto. La intensidad torrelaveguense unida a las defensas alternativas y la efectividad en los lanzamientos mantenían por delante a los de casa Además, Pablo San Emeterio firmó cuatro intervenciones de mérito que mantenían vivo el sueño cántabro.
Sin embargo, poco a poco, los visitantes fueron limando la diferencia para meterse en partido. La dupla Turrado – Serdio conformaba una muralla difícil de franquear para los cántabros y Rubén Río parecía coger la medida a los lanzamientos exteriores. Con la diferencia oscilando entre dos y tres goles, la entrada de Sergio Rodríguez imprimió otro aire a la ofensiva local. Cuatro cañonazos del 23 dispararon la ventaja a seis, 16 – 10.
El tiempo muerto visitante, con la consiguiente llamada al orden de González, no se hizo esperar. La reacción del Recoletas Atl. Valladolid tampoco. En un abrir y cerrar de ojos logró un parcial de 0 – 3. El tiempo muerto cambió de bando. Lejos de amilanarse, el BM Torrelavega siguió a lo suyo. Un fly magistral dibujado por Genio González y materializado por José Carlos Hernández dejó el electrónico en 18 – 14 después de un primer acto memorable.
Conscientes de que debían remontar cuatro goles, el Recoletas Atlético Valladolid apretó el acelerador. Auxiliados por la exclusión de Sergio Crespo, el equipo vallisoletano acabar con el sueño local por la vía rápida. En los primeros diez minutos, a pesar de que padecieron dos inferioridades, los visitantes recuperaron sus opciones de victoria. No les hizo falta nada más que aprovechar un par de errores claros de los cántabros de seis metros y correr al contra ataque.
Con las fuerzas parejas, 20 – 19, el partido se abría de nuevo. El descaro y la osadía cántabra no era suficiente para contener el rodillo implantado por los vallisoletanos. Fernando Hernández igualó a 22 al transformar un penalti. El esfuerzo de la escuadra ASOBAL obtenía sus frutos.
El Balonmano Torrelavega no se descompuso ni mucho menos. Marcos Dorado mandaba a las mallas todas las bolas que pasaban por sus dominios y su equipo se mantenía a flote. Los cántabros encontraban más dificultades para mantener su caudal anotador mientras que los vallisoletanos marcaban con relativa comodidad. Dani Dujshebaev adelantó a los suyos por primera vez en el minuto 51.
Parecía que la resistencia local había llegado a su fin. Los ajustes tácticos del Recoletas Atlético Valladolid tras el descanso acabaron con el factor sorpresa ideado por Soto y hacer un gol era un esfuerzo titánico. Ruben Río era una tortura para la defensa abierta de los cántabros y el menor de los Dujshebaev apareció justo en el momento preciso para mandar a la lona a los nuestros. 27 – 30 a falta de 2 minutos y medio.
El encuentro parecía muerto pero no fue así. Dos zarpazos eléctricos de José Carlos Hernández unidos a una exclusión en el bando visitante dejaba la situación 29 – 30 con 56 segundos por disputarse. El milagro parecía posible. Más aún, cuando Fernando Hernández hizo una falta en ataque que brindaba la opción de igualada a los nuestros. Un acción valiente de Carlos Perez, que se metió hasta la cocina, desataba la locura en el Trueba. Empate a 30.
El partido se esfumaba cuando se produjo la jugaba clave. Un golpe franco en la zona central. Con el cronómetro a cero y una muralla de seis jugadores delante, Dani Dujshebaev demostró el por qué de su fichaje. El lateral se sacó de la manga un lanzamiento en rectificado que se coló entre las manos de Pablo San Emeterio Un gol imposible que supuso un desenlace cruel para uno de los mejores partidos de los cántabros en la presente temporada.
Ficha técnica
Balonmano Torrelavega: Luis de Vega, Pablo San Emeterio (1); Carlos Pérez (2), Edu Fernández (3), Vicente Benito (2), Pepe Oliver, Sergio Crespo (1), Genio González (1), Maxi Cancio, Sergio Rodríguez (5), Ramiro Merino (4), Antón Setién (2), Marcos Dorado (5), José Carlos Hernández (4) y Nico Colunga.
Recoletas At.Valladolid: Javi Díaz, Luis Lucia; Diego Camino (4), Nico López (1), Sergi Grossi, Roberto Turrado, Fernando Hernández (8), Rubén Río (6), Abel Serdio (2), Roberto Pérez, Gonzalo Viscovich (2), Jorge Serrano (1), Luisma Lorasque, Miguel Camino, Dani Dujshebaev (5) y Víctor Rodríguez (2).
Parciales: 4 – 0, 7 – 3, 9 – 6, 11 – 9, 14 – 10, 18 - 14 descanso. 19 – 16, 21 – 19, 23 – 22, 26 – 26, 27 – 28, 30 - 31 final. Árbitros: Carlos Javier y Juan José Gude Prego (C.A. País Vasco).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada