sábado, 28 de febrero de 2015

Torrelavega: Recuerdo al origen del movimiento vecinal en los Premios Plumillas

El sentido recuerdo a los orígenes y a las personas que protagonizaron el movimiento vecinal en el Barrio Covadonga, junto a la defensa de la independencia de los medios de comunicación en boca de la alcaldesa de la ciudad, Lidia Ruiz Salmón, protagonizaron anoche la gala de entrega de los Premios Plumillas del Besaya, que anualmente conceden los periodistas que integran la asociación Cálamo.
El acto contó con la asistencia de casi un centenar de personas representantes de diversos colectivos políticos, sociales, vecinales, sindicales y culturales de la ciudad. Entre ellos destacó la asistencia de varios concejales de los grupos PSOE, PRC y ACPT en la Corporación; el primer teniente de alcalde, Pedro García Carmona; la edil no adscrita Blanca Rosa Gómez Morante; así como los candidatos socialista y regionalista a la Alcaldía, José Manuel Cruz Viadero y Javier López Estrada, e integrantes de otros partidos políticos como IU, UPyD o Equo.
Además, en el transcurso de la gala tuvo lugar una actuación especial de Malabarcirco, que puso en escena una pieza del espectáculo "Ante Todo Mucho Temple", y también de los integrantes del grupo de percusión Iroko, del Conservatorio de Música de Torrelavega, que sorprendieron al público con su original interpretación de “cup song” o canciones con vasos.
Independencia de la Prensa
Durante su intervención tras recoger el premio Titanic, Lidia Ruiz Salmón hizo una defensa de la independencia de los medios de comunicación y del carácter “plural” que tienen los Premios Plumillas del Besaya, prueba de lo cual era la amplia representación social que se había reunido en la Sala Mauro Muriedas.
Además, agradeció la concesión del Titanic a su labor –además de reconocer que era el primer premio que recibía–, y en tono distendido y jocoso, se refirió los méritos que la habían hecho acreedora al mismo, además de insistir en el necesario carácter “deportivo” de los representantes públicos para “encajar” este tipo de galardones “no siempre positivos”.
Por su parte, la asociación Besaya, del Barrio Covadonga, recibió el premio Invictus y para ello designó a Agustín Fernández, unos de los pioneros del movimiento vecinal en Torrelavega, quien manifestó la emoción que le suponía recoger el galardón como reconocimiento a la lucha de todo un barrio por mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. Posteriormente, otro representante vecinal Juan Carlos Cabria, glosó la trayectoria de la asociación Besaya y de todos aquellos vecinos que, gracias a su esfuerzo y tesón constante han logrado mejorar el barrio.
Los Premios Plumillas del Besaya concedidos por los periodistas de la asociación Cálamo pretenden destacar a los principales protagonistas informativos del año en la ciudad, ya sean personas, instituciones o colectivos.
Los premios instaurados son Titanic, al hundimiento fruto de la perseverancia en el error, la obstinada negación de la realidad y la desatinada valoración de las circunstancias; y el Invictus a la lucha tenaz en aras de un objetivo difícil, sin desfallecer en la convicción de que, a pesar de los resultados, la lucha es victoria y el conformismo derrota. Además hay un tercer premio, para reconocer actuaciones positivas o negativas, que se concede cuando existan circunstancias o personas que así lo merezcan.
El pasado año los reconocimientos concedidos fueron el premio Titanic para el entonces alcalde de Torrelavega y diputado regional del PP, Ildefonso Caderón Ciriza; el premio especial Carros de Fuego al líder vecinal fallecido hace algún tiempo Juan Carlos Gutiérrez (in memoriam); y el premio Invictus ex-aequo a los trabajadores de las empresa Sniace y Konecta.
Fotos: Cortesia Asociación Cálamo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada