viernes, 27 de mayo de 2016

Torrelavega: El Balonmano Torrelavega afronta la fase de ascenso a División de Honor Plata con las miras puestas en el salto de categoría.


Atrás quedó la excelente racha de resultados que aupó al equipo al techo de la clasificación. De poco sirven estrategias pasadas, planificaciones de trabajo, objetivos a medio plazo o dinámicas vencedoras. No hay rachas ni tendencias que sirvan como referencia. El signo de la temporada del Balonmano Torrelavega se decide en tres partidos. Tres finales a cara de perro, en las que el mas mínimo tropiezo te condena al fracaso. Tres partidos soñar y disfrutar. Tres últimos esfuerzos para regresar a la División de Honor Plata.
A pesar de que llevan prácticamente un mes sin competir, el conjunto de Diego Soto llega a la fase con muy buenas sensaciones. Conseguir el campeonato del grupo después de remontar cinco puntos en las últimas jornadas supuso una inyección de confianza enorme para la plantilla naranja. El elevado rendimiento mostrado frente a rivales de entidad como BM Carabanchel o ACV BM Santoña unido al carácter exhibido en partidos “trampa” como la visita a Avilés o el encuentro frente al SAFA Metlife han forjado una mentalidad perfecta para encarar la fase de ascenso.
El retraso de la fase de ascenso ha sido un pequeño balón de oxígeno para los lesionados del BM Torrelavega. El tobillo de Asier Nieto y la costilla de José Carlos Hernández han agradecido la semana extra de descanso. Tanto el lateral como el extremo llegarán en perfectas condiciones al partido de mañana. Asimismo, el capitán Alberto Pérez, que arrastraba problemas en una mano, se vestirá de corto para aportar su intensidad y su experiencia en este tipo de partidos.
El sorteo ha deparado a los cántabros un calendario cuya dificultad aumenta con el paso de los días. Los naranjas debutarán mañana, a las 18:30 horas, frente al BM Elda. En teoría, el más débil de los cuatro conjuntos encuadrados en el grupo III. La segunda cita del BM Torrelavega será el sábado, a las 19:30 horas, contra el anfitrión de la fase de ascenso. Alentado por su voluntariosa afición, el BM Trapagarán pondrá a prueba la solidez de los pupilos de Soto. Para el domingo a las 10:30 quedará el partido contra el campeón del grupo catalán. Sobre el papel, el BM Granollers es el rival más potente que tendrá en frente el equipo torrelaveguense.
La afición naranja ha respondido al llamamiento realizado por el Club y se desplazará hasta el polideportivo municipal Valle de Trápaga para apoyar a su equipo. Se espera que alrededor de 150 seguidores cántabros acompañen a los torrelaveguenses en tierra vizcaínas. La última vez que el BM Torrelavega disputó una fase de ascenso fue hace siete temporadas y terminó con final feliz. Ahora toca conseguir que la historia se repita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada