viernes, 28 de febrero de 2014

Torrelavega: Las Marzas volvieron a escucharse como manda la tradición en la última noche de febrero

Cientos de personas, entre ellas el grupo de marceros formado por 140 voces masculinas, “los Marceros” (la tradición no recoge la presencia de mujeres) saludaron hoy la llegada de la primavera, …Marzo florido que bonito entras. . .
La comitiva que inició su recorrido en la Residencia Asilo San José, donde se las dedicaron a los residentes, fue recorriendo posteriormente diferentes barrios y calles, hasta llegar al Ayuntamiento en donde eran esperados por un gran numero de personas. 
La alcaldesa, Lidia Ruiz Salmón acompañada por miembros del equipo de gobierno y de la oposición estaba esperándolos y participó en la fiesta, entregando los diplomas acreditativos a la poetisa Gloria Ruiz, muy emocionada y la política local Esther García, recientemente fallecida y que recogieron sus hijos, nombradas Marceras Mayores.
Respecto a Gloria Ruiz, el colectivo señala que siempre tuvo un pregón "oportuno" por tiempo de marzas, mientras que de Esther García destaca que supo darle a su vida un sentido: "La defensa ejemplar y altruista de un ideal".
Por primera vez y por partida doble, el título se concede a una mujer. La Asociación Ronda Marcera ha entegado su galardón anual a ambas en reconocimiento a "su apego, defensa y contribución a las tradiciones de nuestra tierra, así como por su aportación personal y valiosa colaboración a las marzas de Torrelavega desde sus inicios".
En este sentido interpretaron los papeles de las hijas del Tío Roñosuro, que el actual presidente de las marzas, Juan José Crespo, inmortalizó con sus propios nombres, Esther y Gloria, en el entremés burlesco titulado 'La Rutona', que se escenifica todos los años la última noche de febrero, en la Plaza Baldomero Iglesias.
Pero antes tuvo lugar el diálogo de la alcaldesa, Lidia Ruiz Salmón con el pregonero de las marzas, Juan José Crespo.
De los marceros, unos 62 mozos son componentes de los coros ronda de Tanos, Besaya, Solvay, la coral de Torrelavega, Raíces Cántabras y coral de Los Corrales de Buelna. El resto, sin adscripción a coro alguno, han estado ensayando durante las últimas semanas a las órdenes del director de la Ronda Marcera, Raúl Castillo Díaz, en  el  salón de actos del  ferial y en gimnasio del instituto Marqués de Santillana.
Entre las marzas entonadas por “la ronda marcera”, al grito de ¡Cantamos, rezamos o que! no faltaron “los Sacramentos“, “Aquí vienen los Marceros“, “Marzo Florido“, “A cantarlas volveremos” y “La Rutona” que se reservaba al tacaño del pueblo que no queria recibirlos y los echaba con cajas destempladas.
Desde allí la Ronda Marcera se dirigió a la iglesia de Nuestra Señora de La Asunción donde el párroco les bendijo y, tras cantar las marzas, les regaló un jamón que irá al Hogar del Transeúnte así como la recaudación que obtengan. Y desde allí se dirigieron a la Plaza Baldomero Iglesias donde se escenificó La Rutona.
El final de la Ronda Marcera muere en la Fuente de Cuatro Caños, donde con el “Hasta el año venidero que si Dios nos da salud, a cantarlas volveremos“, terminó la celebración de esta ancestral costumbre que en honor a la verdad y para que no se olvide, rescataron Radio Juventud de Torrelavega, Pepin del Rio como director del Coro R. Garcilaso, Agapito de Pas y Angel Muela como guionistas y el grupo de arte de aquella emisora y posteriores como RCE y RNE en Torrelavega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada