sábado, 22 de febrero de 2014

Santander: Las mujeres cántabras tienen que trabajar entre 95 y 100 días más al año para igualar su salario al del hombre, asegura UGT

La mujeres cántabras tienen que trabajar tres meses más al año (entre 95 y 100 días más) para igualar su salario medio al de los varones, ya que su remuneración bruta anual es entre un 26 y un 28% inferior a la masculina con una diferencia de más de 6.000 euros, según distintas fuentes estadísticas oficiales consultadas en un informe elaborado por la Secretaría para la Igualdad y Protección Social de UGT en conmemoración del Día por la Igualdad Salarial en España, que se celebra hoy 22 de febrero.
El informe del sindicato aclara que, según la última Encuesta de Estructura Salarial del Instituto Nacional de Estadística (INE), la ganancia media anual de las mujeres en Cantabria es de 17.606 euros, 6.187 menos que los 23.793 euros del varón, lo que implica que el ratio de brecha salarial por género, porcentaje de la remuneración femenina en relación a la masculina, se sitúa en la región en un 74%.
Este 26% de menor ganancia anual en las mujeres cántabras, el mayor porcentaje registrado en la región desde el año 2007, supera en tres puntos a la media nacional en el mismo concepto (-22,9%) y es el tercero mayor del país después del registrado en Navarra, donde la remuneración femenina es un 28,23% inferior a la masculina, y en Asturias, con unas décimas más que en Cantabria (-26,14%).
El informe de UGT se completa con las estadísticas de salarios brutos anuales difundidas por la Agencia Tributaria en su último estudio de Mercado de Trabajo en las Fuentes Tributarias del año 2012, que amplía la brecha salarial por género en Cantabria a un 27,6% de menor remuneración en las mujeres o un ratio de un 72,36% (-6.018 euros al año).
Las estadísticas de la Agencia Tributaria coinciden con las de la Encuesta de Estructura Salarial; ya que la brecha salarial por género de Cantabria es cuatro puntos superior a la media nacional (-24%), es la segunda más alta del país después de Asturias (-28,15%) y el mayor porcentaje registrado desde el año 2007.
Repunte desde el año 2010
Como subraya la secretaria Para la Igualdad y Protección Social de UGT en Cantabria, Asunción Villalba, “la brecha salarial vuelve a aumentar en los últimos años y a superar el 25% en detrimento de las mujeres dentro de una devaluación general de los salarios, de una pérdida de poder adquisitivo y de un empobrecimiento propiciado por unas políticas económicas, laborales y sociales basadas en los recortes y la austeridad”.
El propio informe del sindicato puntualiza que en los primeros años de la actual crisis económica, la brecha salarial por género disminuyó en toda España y en Cantabria se registraron por primera vez diferencias de menos de 6.000 euros anuales en el año 2008 (5.079 euros menos en las mujeres) y en 2009 (4.722 menos), aunque desde entonces ha vuelto a aumentar.
“En un principio, la crisis económica propició una brusca caída del empleo masculino en la construcción y en la industria, lo que provocó que gran parte de los hombres buscaran su horizonte laboral en el sector servicios, donde los salarios medios son muy inferiores, por lo que hubo una cierta mayor igualdad a la baja en los salarios de ambos sexos (un 22,5% menos en las mujeres en 2008 y un 20,59% en 2009)”, puntualiza Villalba.
La secretaria Para la Igualdad y Protección Social de UGT en Cantabria agrega que “de todos modos, los empleos femeninos son más precarios y peor remunerados que los de los varones antes y después de la crisis y, de hecho, si se analizan las diferencias salariales por género en los diferentes sectores económicos, en los servicios, que ocupan a más del 90% de las mujeres asalariadas cántabras, es donde la brecha salarial por género es más alta, más de un 30% de salario menos en las mujeres”.
Un 42% menos en las pensiones
El informe de UGT precisa que la brecha salarial por género se amplía en Cantabria en las cuantías percibidas por ambos sexos en las pensiones, ya que las mujeres vienen a percibir una media anual de un 42% menos que los varones según las estadísticas oficiales de la Seguridad Social y un 33% menos según la mencionada Agencia Tributaria, lo que en cifras anuales totales representaría entre 5.300 y 5.900 euros menos en los ingresos femeninos.
“Es el resultado lógico de una trayectoria laboral mucho más precaria en las mujeres, que trabajan con menos salario y menos jornada que los varones, lo que incide directamente en una menor cotización a la Seguridad Social para pensiones y prestaciones”, argumenta Asunción Villalba.
En enero de este año había en Cantabria 7.598 mujeres y 10.532 varones que percibían una prestación por desempleo contributiva, aunque las diferencias entre ambos sexos no sólo aluden a un tradicional mayor número de hombres con opciones a acceder a ella por su mayor tiempo de cotización, también a las cuantías percibidas.
Las mujeres con prestación por desempleo mencionadas cobraron en el primer mes de este año una media mensual de 705 euros cuando en los varones asciende a 888 euros, lo que implica más de un 20% de diferencia en detrimento de las femeninas.
Villalba critica que “el Gobierno no ha puesto en marcha medida alguna para corregir estas desigualdades retributivas en un contexto donde la mayor parte de las estadísticas económicas no desagregan los datos por sexo, lo que impide visualizar las desigualdades y que se ignore el problema”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada